Pillo a mi hermanita dormida y aprovecho para engancharla y follarle el culo, mi hermana tiene la costumbre de dormir desnuda en verano, por lo que al pasar por su habitación que tenía la puerta abierta y verla allí bocabajo y sin ropa, no me pude contener, comencé con tocamientos incestuosos con mi hermana adolescente, y pronto mi polla se puso dura como e cemento, no me podía quedar así, por lo que aproveché y le pinché mi pene endurecido en su ano hasta el fondo, ella se despertó y entonces se puso a llorar y suplicar que parara, pero ya era tarde, tenía que cogermela hasta terminarme y así lo hice, tuve un orgasmo delicioso con mi querida hermana.

Sexo duro © 2018